Los Básicos de La Buena Vida en Deco

Mi casa es mi lugar en el mundo, el lugar donde sueño, donde creo, donde escribo y donde me relajo después de semanas de mucho trabajo.

Felpudo de entrada de casa comprado en Coto, Yo te conozco

Vivir en entornos armoniosos me es absolutamente vital. Me encantan las casas que tienen corazón y se palpita hogar. Esas casas a las que llegas y te queres quedar a vivir para siempre. Los rinconcitos con detalles que coinciden perfectamente con los dueños de casa. Los recuerdos de viaje, los olores a café, a pan o a torta.

1. Los colores

Busco colores cálidos, los blancos rotos con detalles de alguna pared de color vibrante que le de un toque súper personal. Con el tiempo me fui volviendo un poco más audaz, pero siempre el efecto final es canchero y descontracturado. Uno de mis principios es mantener la cajas de los ambientes básicas y juego mucho con detalles y mis amigas Las Telas

2. Las Telas

Tengo un baúl lleno de telas de distintos colores que fui coleccionando con el tiempo y con las casas. Me salvan siempre para vestir los ambientes. Compro telas compulsivamente cada vez que veo algo que me encanta. Normalmente elijo telas con muy buen diseño y le doy usos distintos. Ejemplo: Lindisimas servilletas de hilo terminan siendo cortinas en espacios pequeños. Repasadores como cortinas de cocina. Pañuelos de cuello como almohadones. Alfombras como mantas y mantas como cortinas de invierno. Tules como mosquiteros al mejor estilo «África Mía» y mantas de viaje o de cuadraditos a crochet para ver pelis tirados en los sillones. Nada mejor que dormirse una película envuelta en el calor de una manta hecha a mano.

3. Mis Básicos: Los Muebles recuperados

Muebles recuperados o comprados en remates o anticuarios. Detalles de viaje. Cuadros de autores que están arrancando, posters de las muestras de arte que visito…. Priorizo los materiales de buena calidad. Los sillones antiguos me aseguran siempre una buena estructura de madera que siempre puedo vestir con telas espectaculares con la ayuda de un buen tapicero. Adoro los petit muebles y las cajas. Nunca faltan marcos con fotos que me traen recuerdos de viajes y los buenos momentos que comparto con mis seres queridos. Piruleces y mononuras por todas partes.

4. Mi estilo es ecléctico

No tengo miedo de mezclar estilos. Busco un hilo conductor que puede ser el color o las texturas para que visualmente tenga una lectura armónica y que se vaya repitiendo en los ambientes. Los espacios tienen que ser y sentirse vivibles, te tienen que dar ganas de desparramarte en el sillón del rincón bien iluminado a leer un libro con un rico té. Todo, absolutamente todo se usa, se vive, se disfruta.

5. Un poco de locura no viene mal

Esta es la chimenea de casa, la pared esta pintada de color verde cemento con una pátina plateada hecha con pintura de grafitti.

Hay que animarse a más, y partir de la base de lo que ves en las revistas de decoración, que  es aspiracional, ponerle tu toque personal. Un poco de locura no viene mal, si ves algo que te gusta con toques escenográficos en algún restó u hotel y queres replicarlo en casa, pone manos a la obra con pequeños detalles que te den el efecto buscado. La vida es una y las casas van creciendo con vos y van cambiando con tu estilo.

6.  Los materiales naturales

Los materiales naturales como la lana, el mohair, el lienzo de algodón, el yute, el lino y las lonetas son siempre un buen comodín que te salvan y te dan miles de posibilidades de jugar.

En casa no pueden faltar algunas plantas en lugares estratégicos.

Prefiero las maderas lavadas y siempre las acompañó con algunas de piezas de vidrio y otras de metal para sacarle la rigurosidad que te da el «mucho mueble». No hace falta cristal de bohemia, unos buenos floreros de vidrio con flores frescas, o colecciones de botellas o potiches de porcelana que podes comprar en el Barrio Chino, ya son suficientes para darle ese toque british. Prefiero lo plateado y los espejos que hacen que rebote la luz que entra por las ventanas que le dan un brillo especial a los ambientes.

 

7. La decoración me resulta imprescindible

Me encanta cambiar los muebles de lugar para mover un poco la energía. Tengo opciones de verano y de invierno. Las cortinas de veranos son más livianas y en invierno no me privo de poner telas más pesadas como sobre cortinas que me ayudan a mantener el calor en casa y le dan un look abrigadito.

Las velas siempre generan atmófera románticas y perfuman los ambientes. Uso aceites esenciales frescos, florales y cítricos en difusores que limpian el aíre. Mis favoritos son las flores blancas, el jazmín y los cítricos como pomelo y bergamota. Solo un touch!

No faltan bibliotecas en varios ambientes: En mi cuarto los libros de cabecera, en la cocina los indispensables manuales de mis maestros cocineros y revistas de la misma temática, en el escritorio mis tesoros de toda la vida, algunos buenos ejemplares de arte encima de la mesa del living…

Penny Lane, nuestra Galguita recuperada durmiendo en mi cama llena de almohadones. 

Los dormitorios claros y frescos, llenos de almohadones que te inviten a soñar!

Rincón del jardín lleno de Impatiens, Hortensias, Alegrías del Hogar, Amphelopsis en verano, todo encima de un tablón recuperado de la calle que funciona como mesa de apoyo de la parrilla.

El patio o jardín lleno de flores y plantas aromáticas que uso para cocinar. Un rincón armado con una mesa para desayunar y tomar el te y una buena reposara para disfrutar el sol.

Mi casa es el templo de La Buena Vida, es el lugar donde pongo mucha energía y mucho amor para cuidar a los míos y recibir a mi familia y amigos.

Que tengan una Buena Vida!

 

Fotos: Pato Sclocco con iPhone6, El Mueble y Pinterest.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s