Comercio Justo y consumo Responsable

¿QUÉ ES LA MODA ÉTICA?

Comparto con Uds., con mucho orgullo,una excelente nota de la Revista Harper’s Bazaar Argentina hablando de la Moda Responsable. Miguel Angel Gardetti fue mi profesor y el que me inculcó todo lo que sé de sustentabilidad y consumo responsable.

No se la pierdan, otra mirada sobre la moda y el Lujo Sustentable.

Enjoy!

 

Un manual producido en la Argentina explica de qué hablamos cuando hablamos de sustentabilidad y cómo convertirnos en consumidores responsables.

¿Qué hay detrás de aquel vestido fabuloso que conseguimos a un precio irrisorio? La pregunta suena y se repite cada vez más alto y con más fuerza. La sustentabilidad o, mejor dicho, la falta de ella está en el ojo de la tormenta. No, no se trata de usar algodón orgánico o consumir productos cruelty-free. Si bien la asociamos al cuidado del medioambiente, ese es solo uno de sus pilares: los derechos humanos, la transparencia a la hora de llevar el negocio y el ámbito laboral son los otros tres.

A fines de agosto, entre tantos eventos, lanzamientos y desfiles, pasó casi inadvertida la presentación del manual Liderando el Cambio: los valores del Pacto Mundial en el Sector Textil y de la Moda, que se hizo en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Se trata de un trabajo realizado entre el Centro Textil Sustentable y la Red del Pacto Mundial Argentina, donde se analizan los desafíos de la sustentabilidad que hoy enfrenta esta industria. El objetivo: profundizar la labor que vienen haciendo estos dos organismos de formar agentes de cambio (periodistas, estudiantes, diseñadores, etc.) y generar un efecto dominó para que cada uno de nosotros entienda la importancia de promover una nueva cultura a la hora de gestionar empresas de moda.

Lo de comprar y tirar ya fue. O deberíamos ir pensando en eso porque, según los especialistas, somos la última generación que tiene la chance de reinventar la forma de consumir y asegurarles a las que vienen detrás las mismas posibilidades de satisfacer sus necesidades que tenemos hoy. Pero la industria textil es la peor alumna. En términos de contaminación e impacto social es una de las que más bajo se posiciona en el ranking. Por las cantidades de agua y energía que emplea, por las montañas de desechos que genera pero también por la proliferación del trabajo clandestino y las  paupérrimas condiciones de sus trabajadores “legales”. Las muertes y los accidentes en el sector se multiplican cada año Está el ejemplo de lo que sucedió en 2013 con el derrumbe del edificio Rana Plaza, en Bangladesh, donde murieron más de 1.100 trabajadores. Pero no hace falta mirar tan lejos: basta recordar el incendio del taller clandestino del barrio de Flores, en abril de este año, donde fallecieron dos nenitos. Y eso es solo una parte del problema.

La moda y la sustentabilidad parecen no ir de la mano. Pero hay que resistirse a esa idea. No existe empresa ¡en el mundo! que cumpla con todos los lineamientos que el manual presentado en la UADE propone. Suena bastante desalentador, pero –dicen los especialistas- también es la oportunidad de probar nuevas fórmulas. “La sustentabilidad es un camino, un proceso que va variando permanentemente. Los entornos, cambian, las necesidades cambian porque la sustentabilidad es absolutamente contextual”, explica Miguel Angel Gardetti, del Centro Textil Sustentable, quien desarrolló el trabajo junto a Ana Laura Torres.

“Hoy, el negocio de los negocios es la sustentabilidad. Sabemos que en los próximos años no se va a poder concebir una practica de negocios que no sea responsable con el medio ambiente, los derechos humanos, los estándares laborales y la transparencia en forma conjunta. Las empresas no pueden optar por respetar los derechos humanos pero no el medioambiente. O ser transparentes pero no cuidar a sus colaboradores. La única manera es adoptar un enfoque integral”, explicó, por su parte, Flavio Fuertes, representante del Pacto Mundial Argentina, durante el encuentro.

Por un lado están las empresas, pero ¿qué podemos hacer los consumidores? La tarea tampoco es fácil. Entre otras cosas, detalla Fuertes, deberíamos dejar de hablar del precio y empezar a hablar del valor de las cosas. “El precio es una ecuación puramente económica. El valor habla, en cambio, de cómo fue elaborada la prenda, su historia, si se construyó cumpliendo la legislación para pagar todos los impuestos, si se respetó a los trabajadores que participaron en la producción, al medioambiente, etc. O no”.

Sin embargo, no es tan sencillo convertirse en un ciudadano responsable cuando la información que nos rodea es tan escasa. El algodón orgánico era la panacea de lo ecológico pero ahora resulta que, si bien para el medio ambiente es mejor que el convencional porque no se usan pesticidas en su cultivo, tampoco es tan bueno porque su rendimiento es inferior, por lo que se necesita más agua y mas tierra para producirlo. Por otro lado, reclamamos prendas y accesorios cruelty free pero muchas fibras sintéticas que se usan para emular este material se realizan con productos a base de petróleo que tardan una eternidad en degradarse y son altamente contaminantes. A la vez, si decidimos comprar en una empresa que se muestra como sustentable pero produce sus diseños del otro lado del planeta, hay que considerar el impacto en términos de emisiones de dióxido de carbono por el consumo de combustible. Complicado.

Buscar marcas realmente sustentables –con todo lo que ahora sabemos que el término engloba- es casi tan difícil como encontrar una aguja en un pajar. Y si bien todavía no existe ninguna empresa en el mundo que pueda levantar la bandera de 100% sustentable, hay gestos que van en esa dirección. Hay diseñadores famosos como Stella McCartney, Phillip Lim y Vivianne Westwood trabajando para la causa pero también proyectos menos conocidos, como Honest by creado por el diseñador belga Bruna Pieters que diseñó un modelo de negocio absolutamente transparente donde se comparten los procesos de diseño, las investigaciones sobre materiales orgánicos, los proveedores, etc. para que otros puedan copiar su práctica. En esa línea, también está iouproject.com, una web de venta online que vincula directamente a productores con potenciales clientes y donde se puede conocer, además del precio, la historia de cada prenda, quién la realizó y con qué materiales.

Por este lado del mapa, hay varios diseñadores que también están haciendo su aporte. Daniela Sartori, por ejemplo, crea bajo el concepto de “diseño libre de autor”. Así, “libera” sus diseños para que puedan ser reproducidos bajo licencias Creative Commons. Esto significa que cualquiera puede tomar sus moldes y reproducirlos (si el propósito no es comercial). Lourdes Chicco Ruiz, por su parte, diseña colecciones de zapatos atemporales que fabrica con cueros que compra directo a campesinos que crían sus animales para su propio consumo y produce a pequeña escala. Alejandra Gotelli, la creadora de Cúbreme, fabrica mantas y abrigos con materias primas sustentables como las fibras naturales y orgánicas y otros materiales de descarte, que luego vendebajo los criterios de comercio justo.

Para la socióloga Susana Saulquin, una de las oradoras de la presentación en la UADE, pequeñas acciones permiten el cambio global. Hace tiempo que la autora de La muerte de la moda, el día después viene hablando del fin del ejercicio de “usar y tirar”. “Creo que en los últimos tiempos me están dando la razón”, bromea. Para ella, la clave está en generar consumidores éticos . “Para esto, hay que salir de esta idea de consumo acelerado. Tenemos que tener presente la necesidad de hacerlo conscientemente. Todos tenemos que trabajar para cambiar el imaginario social. Buscar el valor agregado y conocer la historia del producto. Si el siglo pasado fue el siglo de la estética, el actual es el siglo de la ética”.

Por Cecilia Conde

Fuente: http://www.harpersbazaar.com.ar/moda/tendencias/que-es-la-moda-etica/1679.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s